Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

Presentamos las mejores cataratas de Filipinas

Las islas Filipinas se han convertido con todo merecimiento en uno de los destinos prioritarios para todos aquellos que se lanzan por primera vez a descubrir las maravillas de una región tan diversa como la del sudeste asiático, gracias a una cultura tan rica y diversa en la que se entremezclan elementos procedentes de la influencia de los conquistadores europeos con otros completamente autóctonos.

Uno de los grandes atractivos que se desprenden del archipiélago, y que sin duda contribuyen notablemente a su variado patrimonio natural, es la presencia en su territorio de dos de los conjuntos de cascadas más bellos e impresionantes del mundo, que ofrecen al visitante la oportunidad de relajarse y disfrutar en entornos rodeados de exotismo.

Las primeras de las cataratas que presentamos son las llamadas Kawasan, ubicadas en la provincia de Cebu y formadas en realidad por tres cascadas que van a parar a una misma laguna. El tono verdoso de unas aguas que, por otro lado, no podrían ser más limpias y cristalinas, los bosques tropicales que rodean esta piscina natural así como los ríos que la nutren y, sobre todo, la agradable brisa que se genera en una de las zonas más calurosas y húmedas del país te harán sentir en el paraíso.

La opción más recomendable para sacar el máximo partido a esta experiencia implica caminar a lo largo de un recorrido de 30 minutos que da comienzo en la Iglesia Matutinao Badian, atraviesa la localidad de Kawasan y concluye en la citada laguna que concentra las aguas del río. Durante la caminata, podrás disfrutar de unas vistas maravillosas y de pequeñas cascadas que sirven de aperitivo a sus hermanas mayores, así como otros lagos de menor tamaño en las que darte un refrescante baño.

Por su parte, las cataratas que reciben el nombre de Asik-Asik, que se encuentran en la provincia de Alamada, eran relativamente desconocidas para el gran público antes de que, en el año 2012, una impresionante instantánea de las mismas acabara llevándose un premio en un concurso internacional de fotografía. Desde entonces, y tras la creación de varios senderos y otras infraestructuras que facilitan el acceso a turistas de toda clase y condición, las cataratas han dejado de suponer una aventura solo apta para los más expertos a recibir miles de visitantes cada año.

Teniendo en cuenta que ciertas zonas del mapa siguen estando vetadas -tanto para unos como para otros- por su peligrosidad, todavía no se ha determinado si la fuerza de las cascadas proviene realmente de la inclinación de las montañas cercanas o de la velocidad que alcanzan las aguas de un posible río subterráneo. En cualquier caso, los responsables de gestionar las visitas a este remanso de paz ofrecen a los turistas más aventureros la opción de saltarse el recorrido principal para, en su lugar, bajar hasta las cascadas por un sistema de escaleras construido en torno a las montañas que presiden toda esta área.

Contenido patrocinado