Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

¿Viajar? Sí, gracias, pero no sin mi té

Viajar implica abrir la mente -y el estómago- a experiencias desconocidas, pero lo cierto es que no todo el mundo está dispuesto a exponer su tracto digestivo a las delicias locales cuando se encuentra en el extranjero o a subsistir varios días sin sus alimentos habituales.

Un nuevo estudio llevado a cabo por la agencia Oliver's Travels ha desvelado que el 37 por ciento de los británicos meten bolsitas de su marca de té habitual en la maleta, mientras que otro 16 por ciento incluye además sus galletas favoritas como aperitivo y el siete por ciento no sale de vacaciones sin alguna lata de judías como reserva.

"Reino Unido siempre ha sido una nación de exploradores a los que les seducía la idea de visitar tierras lejanas e introducirse en nuevas culturas. Pero ese espíritu aventuro no significa que en ocasiones no se extrañe el hogar. Algunas veces esa melancolía es consecuencia de estar lejos de nuestros seres queridos o de ambientes conocidos, otras veces, como demuestra esta investigación, es algo tan simple como no tener nuestro té favorito o un rollo de papel higiénico a mano", apunta Oliver Bell de Oliver's Travels.

El motivo por el que algunas personas no soportan separarse de artículos tan curiosos durante sus estancias lejos de casa varía, aunque los expertos coinciden en que funciona como un elemento tranquilizador

ante lo desconocido. En la práctica, dos quintos de los encuestados aseguran que tienen miedo a no encontrar esos productos en el extranjero, mientras que el 48 por ciento insiste en que simplemente no tienen el mismo sabor.

Contenido patrocinado