Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

Las hamburguesas más salvajes de Estados Unidos

La gran aportación culinaria de Estados Unidos al resto del mundo es, indiscutiblemente, la comida rápida, así que cuando se organizan unas vacaciones por cualquiera de sus estados resulta casi obligatorio reservar algo de tiempo para degustar algunas de sus delicias más extremas.

Sandwiches, perritos calientes, alitas de pollo... la oferta es infinita, pero para los amantes de un gran desafío que viajen además en grupo, el restaurante Mallie's Sports Grill & Bar situado en Southgate, Míchigan, supone una parada obligatoria al ofrecer en su carta la hamburguesa más grande que se comercializa en todo el mundo. Con un peso de más de 150 kilos -solo en lechuga ya incluye ocho y para su preparación se utilizan 13 de bacon y 16 de queso-, este manjar requiere de tres personas y 22 horas para prepararse, por lo que es necesario reservar con 72 horas de antelación.

Para quienes buscan algo más 'ligero', en Las Vegas se encuentra Heart Attack Grill, que como su nombre indica no es apto para cardíacos o aquellas personas con problemas de colesterol. En este establecimiento sirven la popular 'Quadruple Bypass Burger', que supone un desafío incluso para los más glotones con sus cuatro pisos de carne de buey y veinte loncha de bacon.

En Pensilvania, el restaurante Denny's Beer Barrel Pup le hace la competencia con su hamburguesa de casi siete kilos llamada 'The Belly Buster'. Menos impresionante es la del Diggers Dinner de Colorado, donde se tienta a sus comensales con la autoproclamada mejor hamburguesa del estado, que compensa sus 'solo' dos kilos de peso con una ración de patatas fritas que se acaba convirtiendo en el plato fuerte por su monstruoso tamaño. Y como extra, quienes consigan limpiar el plato en una hora, la comida le saldrá gratis y su rostro se incluirá en el particular Museo de la Fama del local.

Contenido patrocinado