Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

Los mejores consejos para viajar de la duquesa de Sussex

Antes de que el príncipe Enrique se cruzara en su camino y cambiara su destino, Meghan Markle era actriz y, en sus ratos libres, daba rienda suelta a su pasión por la escritura como blogger de moda, viaje y estilo de vida a través de su portal The Tig.

En esa plataforma al más puro estilo The Goop -la biblia según Gwyneth Paltrow- la entonces protagonista de la serie 'Suits' compartía sus secretos para mantener la energía y su aspecto radiante mientras conocía distintos rincones del planeta y el principal de todos ellos no podría ser más sencillo y económico.

"Hidrataos como si estuvierais muriendo de sed, porque aunque no lo estéis, para vuestro cuerpo la sed es real", recomendaba la ahora duquesa de Sussex en una de sus publicaciones. En otra, la flamante royal y futura mamá también daba a conocer uno de sus trucos para poder explorar la cocina local de los destinos exóticos sin miedo a arrepentirse más tarde: consumir una fuerte dosis de probióticos que protegiera su sistema digestivo y que, a un mismo tiempo, le ayudaba a sobrellevar el jetlag.

Como parte de su vida de estrella de la pequeña pantalla, Meghan solía viajar con mucha frecuencia tanto por placer como por trabajo, lo que le obligaba a pasar largas temporadas fuera de casa con la consiguiente sensación de soledad que ello conlleva en ocasiones. Pero que no cunda el pánico, porque ella también tenía una solución para esos momentos de bajón que pasaba por viajar siempre con su bufanda favorita a cuestas.

"Ha resultado ser muy valiosa para mí para intentar conciliar el sueño en algún avión o para arroparme en alguna habitación de hotel. Lleva siempre una en la maleta o la mochila y así, da igual lo lejos que estés de casa, siempre te sentirás reconfortado tanto dentro como fuera del avión al contar con algo que huela y te recuerde a tu hogar", apuntaba en aquel momento.

Contenido patrocinado