Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

La Gran Barrera de Coral cuenta con un nuevo aliado: un dron 'protector'

La Gran Barrera cuenta con un nuevo aliado y defensor que tratará de contribuir a su repoblación: un dron llamado RangerBot que a partir de ahora se convertirá en una especie de 'comadrona' acuática encargada de transportar -como si de una cigüeña robótica se tratara- larvas de coral a las zonas más dañadas del arrecife al mismo tiempo que recopila información sobre su extensión y su estado en general.

"Es lo mismo que esparcir fertilizante en tu jardín. Nosotros nos encargamos de señalar en qué zonas deben ser depositadas las larvas para que se puedan formar nuevas colonias que eventualmente den paso a comunidades de coral", ha apuntado Matthew Dunbabin, de la Universidad Tecnológica de Queensland, una de las dos instituciones -junto a la Universidad de Southern Cros- encargadas de desarrollar el proyecto.

En cada trayecto, el dron manejado a través de un iPad puede transportar más de cien mil pólipos de coral en potencia, que previamente han sido 'cultivados' en estructuras artificiales o viveros a donde se trasladan los 'huevos' recogidos a través de unos dispositivos flotantes tras el desove.

El potencial de esa técnica es inmenso y podría aplicarse a grandes áreas simultáneamente, por lo que el objetivo último de sus creadores es crear una especie de 'incubadoras de coral' flotante en las que pudieran desarrollarse millones de especies diferentes que posteriormente fueran liberadas en arrecifes dañados para adherirse a ellos.

Por ironías de la vida o de la ciencia, el RangerBot nació con una función radicalmente diferente: la de patrullar la Gran Barrera y aniquilar a cualquier especie invasora que amenazara su supervivencia, pero su finalidad ha sido siempre la misma: contribuir a su preservación.

Contenido patrocinado