Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

Elon Musk se sincera sobre lo duro que resulta ser él

Dirigir un imperio como el que capitanea Elon Musk, con un sinfín de proyectos paralelos que incluyen desde la construcción de túneles subterráneos en Los Ángeles para aliviar la congestión en el tráfico de la ciudad al diseño de cohetes para cumplir su sueño de colonizar Marte, requiere de unos nervios de acero y la capacidad de funcionar con muy pocas horas de sueño en el cuerpo.

En una nueva entrevista al podcast Recode, el empresario -que se mueve entre la delgada línea que separa la figura del genio excéntrico de la de celebridad con delirios de grandeza a lo Kanye West- se ha sincerado, por ejemplo, acerca lo difícil que le resulta mantener el ritmo de trabajo necesario para producir 5.000 unidades del Modelo 3, el popular vehículo eléctrico de Tesla.

"Ha habido momentos en los que, durante semanas... no sé. No he llevado exactamente la cuenta, pero sé que dormía solo unas cuantas horas, trabajaba, volvía a dormir otro poco, y seguía trabajando. Y así siete días a la semana. Resulta muy complicado sobrevivir en este mercado como una compañía fabricante de coches, es increíblemente difícil. La gente ni se imagina lo duro que resulta; el equipo de Tesla ha pasado por demasiadas cosas, yo incluido".

Por si no fuera suficiente con soportar ese tipo de presión, Musk también ha colocado sobre sus hombros el peso de garantizar el futuro entero de la humanidad al asociarlo directamente al de su compañía: "Tesla no puede morir. Tesla es vital para el futuro del transporte sostenible y la generación de energía".

Contenido patrocinado