Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

Las guerras comerciales de Trump amenazan los precios del nuevo Apple Watch

Las radicales medidas proteccionistas que ha venido implementando la administración Trump a lo largo de este año podrían pasarle factura a numerosas multinacionales del sector de la electrónica, especialmente a aquellas que fabrican en China -contra la que el presidente ha declarado una arriesgada guerra comercial- o que importan del país asiático volúmenes muy significativos de componentes.

Tanto es así, que los nuevos aranceles que pesan contra los productos procedentes del mercado chino podrían derivar en un notable incremento en los precios de dispositivos como Fitbit -los populares monitores de actividad física- y en el nuevo modelo del exitoso Apple Watch, el cual podría llegar al mercado el próximo septiembre.

Otra de las empresas más importantes de la industria, el fabricante de altavoces Sonos, se ha referido directamente a la disputa de tarifas entre Estados Unidos y China -y teniendo en cuenta la retórica empleada por el mandatario estadounidense, la Unión Europea podría implicarse pronto en la refriega- para reconocer abiertamente que, a menos que se le permita convertirse en sociedad anónima, sus clientes tendrán que sufrir las desagradables consecuencias de un inevitable aumento de precios.

"La imposición de nuevas tarifas y otras barreras al comercio, así como de otras medidas coercitivas, nos obligará probablemente a subir el precio de nuestros productos y eso dañará sin duda nuestras ventas", ha aclarado un portavoz de la citada compañía.

Contenido patrocinado