Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

La policía china estrena sus gafas con reconocimiento facial

Aunque su implementación oficial está prevista para la llegada del Año Nuevo y sus consiguientes festejos a lo largo y ancho de toda la geografía china, lo cierto es que numerosos agentes de policía del país asiático -principalmente de los cuerpos y fuerzas de seguridad de las ciudades más grandes- ya han recibidos su flamantes gafas de sol con tecnología de reconocimiento facial para facilitar así su labor diaria y, sobre todo, la detención de cualquier sospechoso de haber cometido un delito.

Tanto es así, que las autoridades de la segunda economía del mundo ya han podido presumir de la aparente efectividad de estos dispositivos tras solo unos días de prueba, al afirmar que estos habrían jugado un papel decisivo en el arresto de siete presuntos criminales y en la amonestación a 26 personas que no llevaban encima el imprescindible carnet de identidad.

La compañía que ha desarrollado semejante herramienta de trabajo para la policía china, LLVision Technology, revelaba hace unos días al diario The Wall Street Journal que las citadas gafas venían equipadas con un potente procesador capaz de registrar más de 100.000 rostros diferentes en su memoria y, lo que es más impresionante, de identificar a un individuo en cuestión en solo 100 milisegundos.

Sin embargo, no todo el mundo ha acogido con el mismo entusiasmo que las autoridades chinas la llegada de este artilugio a las calles del país, ya que organizaciones humanitarias como Amnistía Internacional ya han alertado sobre la posibilidad de que esta tecnología, en lugar de ser empleada para cazar a los verdaderos criminales, sirva más bien para ejercer un control mayor sobre la población y, sobre todo, reforzar la represión contra la disidencia política.

Contenido patrocinado