Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

¿Cómo reducir la contaminación atmosférica de Londres? Emplea café como combustible

Muchas y variadas han sido las medidas que el ayuntamiento de Londres ha venido tomando en los últimos quince años para reducir significativamente los altos niveles de contaminación atmosférica de los que adolece la urbe, como la prohibición de que los vehículos particulares recorran determinadas calles del centro o el despliegue, ya en esta década, de autobuses híbridos.

Sin embargo, la más original de todas estas iniciativas es la que acaban de dar a conocer ahora sus dos promotoras, la firma Bio-bean y el gigante de la energía Shell -el que fuera consorcio angloholandés-, que consiste en la extracción de un nuevo tipo de combustible a partir únicamente de granos de café y su aplicación en la amplia flota de autobuses públicos de la capital británica.

Como ha explicado el fundador de Bio-bean, Arthur Kay, no habrá necesidad alguna de modificar los motores de los cientos de autobuses rojos que recorren a todas horas la ciudad para extender el uso de este innovador tipo de biocombustible, por lo que su implantación podrá llevarse a cabo en solo unos meses y, de esta forma, dar respuesta a un problema que se ha vuelto especialmente acuciante en los últimos tiempos.

Teniendo en cuenta que los londinenses generan cada año unas 200.000 toneladas de residuos de café, está claro que la escasez de materia prima no será un factor del que habrá que preocuparse para garantizar el suministro de esta fuente de energía limpia.

Y es que según los responsables de este nuevo plan de carácter municipal para la protección del medio ambiente, dotar del suficiente combustible a uno de estos autobuses para todo un año requeriría una cantidad de granos equivalente a 2.55 millones de tazas de café.

Contenido patrocinado