Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

Toyota prueba sus nuevos coches autónomos en un circuito de obstáculos

A diferencia de otras compañías niponas como Mitsubishi, que han optado por las calles de Tokio como escenario para las primeras pruebas de sus flamantes coches autónomosos, la constructora Toyota ha preferido trasladar sus prototipos hasta el famoso circuito de obstáculos GoMentum, en la localidad californiana de Concord, para someterles a pruebas aún más complejas y, sobre todo, caracterizadas por la presencia en la vía de todo tipo de imprevistos.

El objetivo de esta última evaluación llevada a cabo por la multinacional japonesa residía precisamente en comprobar de primera mano la efectividad de los nuevos mecanismos de seguridad con los que vienen equipados estos automóviles, que fundamentalmente van ligados a la velocidad de respuesta del sistema de inteligencia artificial que los pilota de forma automática.

El circuito por el que se ha decantado Toyota y que ha llevado a sus coches autónomos al límite de sus capacidades no solo recrea algunas de las construcciones urbanas presentes en cualquier tipo de gran ciudad, como puentes, túneles, intersecciones y aparcamientos, sino que además presenta desniveles en el terreno, cambios de rasante y 'elementos accidentales' tales como gravilla y manchas de aceite.

"Al añadir este circuito GoMentum a nuestro arsenal de ubicaciones en las que analizar el rendimiento de nuestra tecnología, hemos logrado poner a prueba los nuevos modelos de Guardian y Chauffer en los escenarios más peligrosos y exigentes. Esta prueba nos ha resultado especialmente útil para sacar el máximo partido a sus capacidades y nos servirá además para seguir evolucionando en el plano técnico", ha afirmado Ryan Eustice, responsable de la división de nuevas tecnologías del gigante de la automoción.

Además de cumplir con uno de los requisitos indispensables que van aparejados al proceso de desarrollo de estos vehículos, con estas pruebas sobre el terreno Toyota también se había marcado el objetivo de acabar de convencer a los más escépticos de las garantías que, en materia de seguridad, ofrece su apuesta por los coches que prescinden por completo de la conducción humana.

"Los beneficios que se pueden extraer de esta tecnología son muy numerosos, pero los más importantes son los que van asociados al incremento de la seguridad. La máxima prioridad de Toyota en lo que a su incursión en el mundo de la inteligencia artificial se refiere es precisamente esa, por lo que es de vital importancia que sigamos trabajando en esta tecnología para hacer que sea aún más segura todavía. Pero las estadísticas son claras: podremos salvar más vidas reduciendo la dependencia que hasta ahora los coches han tenido de los conductores humanos", ha explicado el mismo ejecutivo.

Contenido patrocinado