Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

El primer coche antigolpes hace acto de presencia en el Salón del Automóvil de Tokio

A pesar de que en el Salón del Automóvil de Tokio se han dado cita los fabricantes y las firmas más prestigiosos del sector para dar a conocer sus últimas novedades y estrategias de cara al futuro, ha sido una desarrolladora relativamente desconocida, Toyoda Gosei, la que ha terminado acaparando la mayor parte de la atención mediática gracias a su flamante Flesby II.

¿Y qué tiene de especial este modelo concreto de utilitario? Pues que ha sido presentado ante el mundo como el primer 'coche antigolpes' que llegará en unos años al mercado internacional, un vehículo cuya carrocería está compuesta, entre otros materiales, por una fina capa de goma que le asegura una protección eficaz ante cualquier golpe o rozadura.

Gracias a este original revestimiento, el Flesby II quedará exento de los molestos arañazos o bolladuras que puede sufrir cualquier otro coche en su día a día por la gran ciudad. Sin embargo, más relevante aún es el hecho de que la carrocería también servirá para amortiguar cualquier golpe que pueda poner en peligro tanto a los ocupantes de este vehículo como al peatón o el automóvil en cuestión con el que pueda colisionar en un momento dado.

El innovador Flesby II también dispone de un avanzado sistema de airbags situados tanto en su interior como en el exterior, lo que reducirá en gran medida las posibles consecuencias de cualquier tipo de accidente, así como un sistema de luces LED que alertarán con la suficiente antelación al resto de coches y viandantes de su presencia y de la posibilidad de que se haya perdido el control del vehículo.

"En el caso de que haya cualquier tipo de contacto con un peatón, el carácter flexible de la carrocería y la activación de los airbags proporcionarán mayores niveles de seguridad al absorber el impacto. El Flesby II también podrá comunicarse con el resto de automóviles, y también con los peatones, gracias a su sistema de luces LED. La aplicación de nuestra tecnología e-Rubber emplea únicamente energía eléctrica y le permite cambiar su fisionomía en función de las circunstancias", ha explicado la empresa en un comunicado.

Contenido patrocinado