Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

El filón de OnlyFans

Cada vez son más las celebridades mainstream que abandonan las redes sociales en favor de servicios de contenido por suscripción que les permitan monetizar de forma más directa su popularidad en la esfera virtual.

El portal OnlyFans, que hasta hace poco era utilizado principalmente por estrellas de la industria de entretenimiento para adultos, atrae ahora a un sinfín de influencers e incluso a personalidades de la música y del cine.

Hace unas semanas era Cardi B quien anunciaba su desembarco en esta plataforma y ahora la joven Bella Thorne ha decidido seguir sus pasos. Ambas han citado la importancia de controlar por completo su imagen y ofrecer a sus fans una ventana a través de la cual asomarse a su vida "sin filtros" de por medio como los principales atractivos de OnlyFans.

En el caso de Bella, ella nunca ha tenido reparo en reconocer que la mayor parte de sus ingresos provienen de Instagram y que su popularidad en esta plataforma, en la que hace un par de años cobraba 65.000 dólares por cada publicación patrocinada y 20.000 por mención en sus Stories, le permitió comprar su primera casa.

Con estos antecedentes, no resulta sorprendente que la compañía calcule que podría llegar a embolsarse un millón de dólares al mes a partir de las cuotas mensuales de 20 dólares que cuesta la suscripción a su canal.

"Es un espacio seguro para mí. Sin censura, donde nadie me juzga y donde no tengo que soportar el acoso online solo por ser yo misma", ha alegado la antigua estrella juvenil, que también estaría negociando volver a repetir en la dirección con un documental para la compañía acerca de su experiencia en este mismo medio.

Contenido patrocinado