Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

Reino Unido rechaza el modelo de app contra el coronavirus propuesto por Google y Apple

La versión de la app del coronavirus que se pondrá en marcha en Reino Unido, para tratar de identificar y avisar a las personas que han estado en contacto con enfermos o posibles contagiados, no utilizará el modelo propuesto inicialmente por Apple y Google.

El gran motivo de discordia entre los dos gigantes tecnológicos y varios gobiernos europeos hasta ahora había sido si esta aplicación de rastreo debería ser descentralizada, como deseaban ambas compañías, para que los datos de ubicación se gestionaran así desde el teléfono de cada persona en lugar de a través de un servidor al que puedan tener acceso las autoridades sanitarias.

Su argumento es que de esta manera se protegería mejor la privacidad de los usuarios al reducir el riesgo de que un hacker o incluso las instituciones públicas puedan acceder al registro de sus movimientos e interacciones sociales. Apple, en concreto, se ha opuesto frontalmente a la idea de dejar el control de esos datos en manos de un servidor a cargo de los gobiernos de cada país, que implicaría además un cambio en sus terminales para permitir el funcionamiento en segundo plano de la aplicación.

El NHS británico -el servicio nacional de salud- ha creado su propia app en colaboración con Apple y Google pero siguiendo además las recomendaciones de los expertos del NHSX, su propia unidad dedicada a las innovaciones digitales.

El principal desafío que se les ha presentado, según han explicado a través de un portavoz, ha sido encontrar un equilibrio entre la necesidad de detectar posibles contactos de riesgos y el deseo de no afectar a la duración de la batería de los teléfonos móviles. Respecta a la protección de datos, han insistido en que al app y toda la información recopilada a través de ella utilizando la tecnología Bluetooth LE, la misma que emplean los relojes inteligentes como Pebble, se podrán eliminar cuando se desee.

Otra ventaja del sistema centralizado que usará Reino Unido, según los expertos que han colaborado en su creación, es que permitirá al NHS seguir la propagación del virus con más detalle y adaptar la app en función de las evidencias que se vayan recibiendo para priorizar a la personas que pertenecen a grupos de riesgos y para quienes resulta vital saber si han estado expuestas a la enfermedad.

Contenido patrocinado