Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

La cadena de producción de Tesla se ve afectada por el coronavirus

La mayoría de compañías están tomando decisiones drásticas relacionadas con su plantilla para evitar los contagios de coronavirus entre sus empleados, pidiéndoles por ejemplo que no acudan a las oficinas y que limiten las reuniones o viajes de trabajo a los esenciales.

Sin embargo, en el caso de Tesla la situación actual ha afectado a sus proveedores y les está obligando a instalar procesadores más lentos en sus Model 3.

Esta medida ha afectado al sistema de navegación de sus coches, que permite conducir en modo semi-automático, y se debe al cierre de su factoría en Shanghái -que se había inaugurado a principios de año- a finales de enero debido a la propagación de la enfermedad a ritmos alarmantes.

En respuesta a las quejas que han recibido por parte de varios propietarios chinos de sus vehículos, la empresa de Elon Musk ha prometido que los actualizará sin ningún cargo adicional en cuanto la cadena de abastecimiento vuelva a funcionar con normalidad.

Contenido patrocinado