Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

Elon Musk pone en marcha su primer túnel subterráneo bajo Los Ángeles

Elon Musk ha comenzado el programa de pruebas del primero de los túneles subterráneos con los que espera contribuir a aliviar los problemas de tráfico en Los Ángeles, después de anunciar a principios de año que el proyecto estaba terminado y que solo faltaba obtener los permisos administrativos pertinentes para que pudiera empezar a operar.

Lo que comenzó como una ocurrencia del director ejecutivo de Tesla mientras se encontraba atrapado en uno de los habituales atascos de la ciudad, ha acabado por convertirse en uno de los proyectos más prometedores de su compañía paralela, la constructora que ha bautizado -fiel a su sentido del humor- como The Boring Company.

El proyecto, que se asemeja más a una línea de metro que a una autopista bajo tierra, espera unir de manera directa distintos puntos de Los Ángeles, empezando probablemente por una ruta entre el estadio de los Dodgers y East Hollywood o Los Feliz.

El selecto grupo de afortunados que ya han podido realizar un primer viaje a través de ese nuevo método de transporte describen el trayecto como algo "agitado", aunque Musk ha prometido que los baches desaparecerán antes de que se abra al público. El recorrido de casi dos kilómetros que comenzó en la estación O'Leary, situada en un parking en Hawthorne (California), se ha realizado en apenas dos minutos alcanzando una velocidad máxima de 64 kilómetros por hora, pero el objetivo final sería llegar a los 240. Otro detalle importante es que Musk ha asegurado que el túnel estará disponible para cualquier vehículo eléctrico privado, no solo los de su compañía.

La idea inicial era que los pasajeros viajaran a bordo de una especie de patinetes eléctricos gigantes que pudieran transportar entre ocho y dieciséis personas cada vez, pero finalmente esa opción ha sido sustituida por vehículos normales y corrientes que son asegurados a las vías con una especie de ruedas colocadas en posición horizontal que se ajustan a las del coche y lo alinean con las paredes del túnel.

Parte de los automóviles que circulen por esa red, los cuales estarán ya ubicados dentro del túnel, serán de uso exclusivo para peatones o ciclistas que necesiten tomarse un descanso o vayan con prisas, mientras que el resto serán para particulares.

Contenido patrocinado