Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

Intel y Microsoft neutralizan la última amenaza a la seguridad de Windows

Poco después de que la colaboración entre varias firmas antivirus, Apple, Microsoft y la desarrolladora Intel diera como resultado la neutralización definitiva de los virus Meltdown y Spectre, que atacaban precisamente a los procesadores que la última de las compañías mencionadas suministra a buena parte de los fabricantes de ordenadores, los piratas informáticos volvieron a cebarse esta semana con el fabricante de chips creando un nuevo software malicioso que, en esta ocasión, lograron colar hábilmente en la última actualización de Windows.

Sin embargo, tanto Microsoft como Intel se percataron rápidamente de la presencia de este intruso en el paquete de novedades que, manual o automáticamente, puede descargarse para la última versión de Windows 10, por lo que no tardaron en pedir a sus clientes que se abstuvieran de actualizar sus ordenadores hasta nuevo aviso, ya que el virus afectaba al funcionamiento de los chips y obligaba a las computadoras a reiniciarse una y otra vez.

"Hemos experimentado diversos problemas en los sistemas, como inestabilidad en el rendimiento, apagones y, en ciertos casos, también pérdida de datos y la aparición de archivos corruptos", explicaba Microsoft en un comunicado.

De momento se desconoce la envergadura de los daños producidos por este último ataque a la seguridad de Windows, pero al menos aquellos usuarios que no hayan sufrido sus consecuencias podrán respirar ya aliviados después de que Intel y Microsoft hayan anunciado que ya se han deshecho del virus y que, por tanto, las actualizaciones de software vuelven a ser completamente seguras.

Contenido patrocinado