Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

La nueva actualización del iOS permite gestionar la velocidad de los iPhone

Con el objetivo de resolver definitivamente la crisis de imagen y reputación que ha venido atravesando Apple a cuenta de su decisión -en principio secreta y posteriormente confesada- de ralentizar el funcionamiento de sus modelos antiguos de iPhone para contrarrestar el pobre rendimiento de sus baterías, el consejero delegado de la compañía, Tim Cook, ha anunciado la llegada de una nueva actualización del sistema operativo que, como ha explicado él mismo para atajar las críticas, permitirá a sus usuarios gestionar personalmente la velocidad con la que operan los procesadores.

"A partir de ahora avisaremos directamente a nuestros clientes cada vez que vayamos a reducir la velocidad del teléfono, o cuando nos planteemos esa posibilidad. ¿Y si no lo quieres? Pues es tan sencillo como desactivar tú mismo esa opción", ha informado el principal directivo de la multinacional antes, eso sí, de recomendarles que no lo hagan para poder garantizar una vida útil lo más longeva posible para sus terminales.

"Dicho eso, yo les aconsejaría personalmente que no lo desactivaran, porque sabemos que el iPhone es una de las posesiones más preciadas de sus dueños y os aseguro que esta medida no podría ser más urgente para preservar su buen funcionamiento", ha añadido en declaraciones al canal de televisión ABC.

Ha pasado cerca de un mes desde que la empresa fundada por el desaparecido Steve Jobs reconociera abiertamente que buena parte de las baterías instaladas en los iPhone anteriores al modelo 7 no estaban a la altura de las expectativas y que, en consecuencia, se había optado por someterlas a una menor presión reduciendo significativamente el rendimiento del procesador.

Desde entonces, Apple ha venido recibiendo un sinfín de críticas al respecto por parte tanto de organizaciones de consumidores como de algunos legisladores del Congreso de Estados Unidos. De hecho, la semana pasada el presidente de la comisión permanente de asuntos comerciales del Senado, John Thune, extendía una petición de comparecencia al propio Tim Cook para que explicara con detalle los entresijos de una medida considerada por muchos como "fraudulenta".

"Jamás hemos hecho algo de forma intencional, y nunca lo haríamos, para acortar la vida de ninguno de nuestros productos o que pudiera perjudicar la experiencia de los usuarios", se defendía Apple por medio de un comunicado después de que empezara a especularse con la posibilidad de que estas maniobras estuvieran ligadas a una supuesta estrategia de obsolescencia programada.

Contenido patrocinado