Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

Los peligros de usar 'robots' para el cuidado de pacientes con demencia

Al igual que en otros muchos ámbitos de la asistencia médica, el desarrollo tecnológico sin duda jugará un papel fundamental a la hora de mejorar las condiciones de vida de los pacientes con demencia, así como aquellos tratamientos destinados a paliar en la medida de lo posible los efectos de la enfermedad.

Sin embargo, como advierte ahora un informe emitido por la Universidad de Exeter (Inglaterra), la dependencia excesiva de estos avances, sobre todo en lo referente al posible uso de autómatas para llevar a cabo aquellas tareas ligadas al cuidado diario de los enfermos, podría ser contraproducente para su bienestar si de alguna forma sustituyen el imprescindible contacto humano.

"Puede que exista potencial en la idea de utilizar robots para estas labores, pero mi preocupación es que haya gente que piense que esto podría reemplazar la asistencia cara a cara. La interacción personal es necesaria para todos los seres humanos, y ningún tipo de innovación tecnológica funcionará si con ello se prescinde del elemento humano", reza un extracto del documento firmado por el profesor Clive Ballard, uno de sus autores.

La referencia del estudio a un hipotético futuro en el que determinados robots puedan reemplazar a los enfermeros de toda la vida no es en absoluto descabellada, ya que hace solo unos días salió a la luz que el ayuntamiento de Stockport -en el área metropolitana de Mánchester- había financiado la construcción de una especie de asistente de voz -al más puro estilo Siri o Cortana- que además podría almacenar recuerdos, un proyecto cuyo coste se cifra en cerca de 15.000 euros y que ya está en período de pruebas.

"Todos estos avances en el uso y aplicación de la innovación tecnológica puedan ayudar a la gente con demencia a vivir en ambientes más estimulantes y seguros, así como apoyar a las personas encargadas de cuidar de los pacientes. Sin embargo, todavía no hay pruebas concluyentes que demuestren la efectividad de estos dispositivos y hay que ser cautelosos antes de aprobar determinados dispositivos que puedan ser poco ineficientes e incluso potencialmente peligrosos", se desprende del citado trabajo académico.

Contenido patrocinado