Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

Los restaurantes con las mejores vistas de París

Qué duda cabe de que París es una de las capitales más espectaculares y monumentales tanto del continente europeo como del mundo entero, como demuestran sus mágicas calles, sus imponentes plazas, sus renombrados museos y construcciones únicas como la Torre Eiffel o el Arco del Triunfo. De hecho, no es raro encontrarse cada día a decenas de turistas que, dispuestos a aprovechar al máximo el escaso tiempo del que disponen en la ciudad, optan por comerse un bocadillo en plena vía pública y a toda velocidad para retomar cuanto antes su ruta.

Por ello, los siguientes párrafos van dirigidos a todos aquellos que sueñan con disfrutar de una buena comilona en la capital francesa sin el cargo de conciencia que se desprende de la sensación de estar desperdiciando un par de horas que podrían ser dedicadas a hacer turismo puro y duro.

Y es que París no solo puede presumir de un patrimonio cultural excepcional, ya que también cuenta con una amplia variedad de sofisticados restaurantes que ofrecen al visitante la oportunidad de degustar los platos más típicos y suculentos de la gastronomía gala, así como la de darse todo un festín visual con las mejores vistas del centro de la ciudad.

Uno de los más recomendables, por suponer una opción asequible y alternativa, es el Bateau le Calife: un bonito barco-restautante que recorre de arriba abajo el icónico río Sena y brinda a sus comensales hermosas estampas de la catedral de Notre Dame, el Museo del Louvre y la Torre Eiffel. Los precios varían en función del número de platos que desees consumir, desde los 68 euros del almuerzo más básico, hasta los 108 que cuesta el menú de tres platos con marisco, postre y una copita de champán.

Si eres de los que se marean fácilmente cuando navegan y comen al mismo tiempo -y no te dan miedo las alturas- sería recomendable que probaras suerte en el L'Oiseau Blanc, un establecimiento situado en la azotea del lujoso hotel Peninsula Paris, cerca de la estación de metro Kébler. Además de proporcionarte una localización privilegiada a escasos metros de la Torre Eiffel -recuerda que por la noche se ilumina con luces intermitentes-, podrás darte un buen banquete a un precio inicial de 100 euros con platos tan elaborados como el foie gras de pato, el venado con aderezo de cerezas, o los dulces de chocolate y coco.

La última de nuestras propuestas, y no por ello la de menor valor, se encuentra en el restaurante Tour d'Argent, ubicado en los alrededores de la catedral de Notre Dame y orgulloso destinatario de una estrella Michelin. Además de la carta convencional, este local se destaca por una serie de menús degustación que giran en torno a las diferentes formas que existen de preparar el pato. Ya sea por la calidad de sus productos o por la oportunidad de tomarte una buena copa de vino mientras recorres con la mirada cada pequeño detalle del mítico templo gótico, la experiencia quedará para siempre grabada en tu retina.

Contenido patrocinado