Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

Los museos más curiosos que se pueden encontrar en Praga

Visitar Praga se convierte en una auténtica delicia al pasear por su centro histórico, catalogado por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad, y cruzar sus mágicos puentes hasta llegar al famoso reloj medieval astronómico situado en la plaza de la Ciudad Vieja. Sin embargo, si se tiene un poco más de tiempo y se quiere vivir una experiencia para no olvidar, su amplio y curioso catálogo de museos puede convertir el viaje en algo que amigos y familiares querrán oír a la vuelta.

Para los más curiosos sexualmente hablando, el Museo de Artefactos Sexuales es parada obligatoria. Este atrevido complejo alberga más de 300 artilugios destinados a satisfacer el deseo sexual, algunos de los cuales datan del Siglo XVI. Si además se es un apasionado del cine, en el mismo lugar se exhiben algunas de las cintas pornográficas más antiguas del mundo, que se remontan al año 1920.

El Museo de los Alquimistas y los Magos de la Vieja Praga ofrece una completa exposición sobre los alquimistas del emperador Rodolfo II en la casa donde vivió el ocultista Edward Kelly, a través de diferentes salas conservadas a la perfección donde practicaban sus experimentos protocientíficos y esotéricos. Y a tan solo diez minutos de este curioso lugar se encuentra el museo dedicado al escritor Franz Kafka, donde se conservan multitud de sus libros en su primera edición, cartas, diarios y dibujos del autor de 'La Metamorfosis'.

Pero si lo que se busca es conocer la historia del país de una forma más común, siempre existe la posibilidad de inspeccionar el Museo Nacional, fundado en 1818 y que a su vez engloba diferentes edificios como La Biblioteca Nacional, La Oficina Central de Museología, El Museo de la Música Checa o el Museo de Historia Natural entre otros.

Contenido patrocinado