Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

El poder difamatorio de Tik Tok (y otras redes sociales)

Solo una semana después de que la modelo Hailey Bieber expresara abiertamente la indignación que le invadía ante los rumores que, sobre su aspecto, corrían como la pólvora por las redes sociales, conjeturas ligadas a la posibilidad de que la joven de 24 años se hubiera hecho ciertos retoques estéticos por medio de la cirugía plástica, ahora tanto la maniquí como su afamado marido, el cantante Justin Bieber, han decidido cortar de raíz el problema dirigiéndose directamente a la fuente de estas habladurías.

Y lo cierto es que el matrimonio no ha tardado en encontrar al responsable de esta descabellada teoría -y de su difusión masiva en la esfera virtual- en la plataforma de vídeos Tik Tok, especialmente popular en estos tiempos de pandemia gracias a las herramientas que pone a disposición de los internautas para estimular su creatividad. Sin embargo, en el caso del doctor Daniel Barret, el conocido cirujano que sostiene que las facciones del rostro de Hailey no son en absoluto naturales, sus impactantes declaraciones han sido más que suficientes para convertirle automáticamente en uno de los usuarios más populares de la red y, asimismo, en uno de los más polémicos.

Tanto es así, que Hailey y Justin Bieber ya habrían amenazado con emprender acciones legales contra este médico a cuenta del ejercicio de difamación que habría realizado contra la estrella de las pasarelas, con el ataque a su honor y a su dignidad que ello conllevaría. Esta controversia también ha alimentado el cada vez más intenso debate sobre la relación entre el creciente poder comunicativo que otorga internet y la responsabilidad que debería llevar aparejada a nivel individual.

En el caso de que el citado doctor fuera declarado culpable, es más que probable que su pena se vea agravada por dos factores muy concretos, el exceso de publicidad que contiene su acción, teniendo en cuenta que los usuarios de Tik Tok se cuentan ya por millones en todo el mundo y, asimismo, el ánimo de lucro o notoriedad que se desprendería de su gesto.

Contenido patrocinado