Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

Noruega apuesta por los robots en su servicio postal

En las películas de ciencia ficción de los años setenta y ochenta siempre se presentaba el futuro como un lugar en el que los androides se ocupaban de las tareas cotidianas más incómodas y, aunque esos robots humanoides que imaginaban aún estén lejos de ser una realidad habitual en nuestro día a día, lo cierto es que cada vez se recurre más a los drones o vehículos autotripulados para trabajar en almacenes de carga y descarga, supermercados o en el sector servicios.

La oficina postal noruega ha sido el último organismo en apostar por automatizar su servicio firmando un acuerdo de colaboración con la compañía Buddy Mobility -una start-up de San Francisco- para crear una inteligencia artificial que se ocupe de organizar y repartir el correo.

Queda por ver, sin embargo, si este nuevo servicio consigue conquistar a los usuarios en vista de que no promete acelerar el proceso de entrega: el robot que se ha diseñado con ese objetivo es una pequeña caja con ruedas que se mueve a seis kilómetros por hora y que no depositará directamente los paquetes y cartas en las viviendas. En su lugar, enviará un mensaje de alerta a los destinatarios con la hora en que calcula que llegará a su dirección para que sean ellos quienes salgan a la calle a recoger su correspondencia.

Pese al escepticismo con que puede ser recibida esta idea tras conocerse los detalles de su funcionamiento, desde Buddy Mobility insisten en que revolucionará la industria al garantizar que se ahorren costes y se recorten pérdidas. En su página web también destacan que su robot garantiza flexibilidad, confianza y lo que no es menos importante, que será un vehículo respetuoso con el medio ambiente.

Contenido patrocinado