Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

Facebook vuelve a estar en el punto de mira por un supuesto 'abuso de poder'

La red social Facebook se enfrenta estos días a la enésima polémica en la que se ha visto envuelta en lo que llevamos de año después de que se haya confirmado que las autoridades alemanas -concretamente el organismo público que vela por el cumplimiento escrupuloso de las normas de competencia- ha iniciado una investigación contra la compañía por un supuesto "abuso" de su posición dominante en el sector que, entre otras cosas, le habría llevado a hacerse con datos personales de millones de usuarios forzándoles indirectamente a otorgar su consentimiento.

Aunque fuentes de la empresa han rechazado ya los motivos que han llevado al llamado 'Federal Cartel' a iniciar sus pesquisas y han mostrado su total "tranquilidad" ante los resultados que de ellas se derivará, lo cierto es que las pruebas que han llevado al estado alemán a mover ficha podrían contener argumentos jurídicos de peso para emprender acciones punitivas, según se desprende de las declaraciones ofrecidas la semana pasada por el presidente de dicha institución, Andreas Mundt.

"En estos momentos estamos evaluando la respuesta que nos ha dado Facebook sobre nuestro informe preliminar, pero estoy seguro de que acabaremos dando importantes pasos adelante, signifique lo que signifique eso. En cualquier caso, le estamos dando mucha relevancia a este asunto y debemos actuar con la mayor celeridad", ha asegurado el citado Mundt en medio de una conferencia sobre legislación antimonopolio.

Pese a que el pasado agosto la prensa alemana vaticinaba que el caso terminaría sin demasiadas consecuencias para Facebook -desde luego sin multas millonarias-, en estos momentos parece que el asunto ha ganado definitivamente en complejidad y gravedad, teniendo en cuenta que los cuestionables métodos con los que la empresa habría estado haciendo acopio de tanta información privada de sus usuarios como ha deseado -aprovechando el poder que le confiere contar con la propiedad de Whatsapp e Instagram- podrían contravenir, según esta interpretación de los hechos, la normativa alemana y, por extensión, la europea.

Contenido patrocinado