Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

A Uber se le acumulan los problemas en el Reino Unido

Por si no tuviera suficiente con la agria batalla legal que mantiene desde el pasado mes de septiembre con la autoridad que regula el transporte público de Londres -Transport For London, dependiente del ayuntamiento de la capital británica- a cuenta de su decisión de revocar la licencia con la que operaba en la ciudad, ahora la compañía Uber se prepara para enfrentarse al mismo problema en otras localidades del país, entre las que destaca la turística Brighton.

Tanto es así, que los concejales del ayuntamiento de la ciudad han votado por segunda vez para acabar de corroborar su negativa a que la compañía vea su permiso renovado para el próximo año, una medida que alude precisamente a las mismas razones que esgrimía el consistorio londinense para sacar a Uber de sus calles: la falta de controles que garanticen la integridad física de los pasajeros y la preocupación en torno a la protección de los datos personales de los clientes.

"Nuestra prioridad como institución pública es la seguridad de nuestros residentes y visitantes, y teniendo en cuenta las filtraciones de información personal que se han producido y la falta de compromiso de la empresa a la hora de emplear a conductores con sus papeles en regla, estamos convencidos de que, en estas condiciones, la compañía no reúne los requisitos necesarios para contar con una de nuestras licencias", ha explicado un portavoz del ayuntamiento de Brighton.

Al margen de las críticas que ha venido recibiendo Uber por parte de las administraciones públicas del Reino Unido, lo cierto es que al menos en Londres su futuro luce estos días algo más prometedor que hace seis meses, ya que en marzo la firma acometió transformaciones de calado en su aplicación -reforzando la seguridad de la misma y limitando su oferta de servicios a conductores con la preceptiva licencia del ayuntamiento- para ajustarse así a las exigencias que le había trasladado tanto la corporación local como el tribunal que lleva el caso.

Contenido patrocinado