Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

Una fotografía de WhatsApp da pie a una detención en Reino Unido

La policía de Gales acaba de realizar un avance sin precedentes en el campo de la investigación criminal al arrestar e imputar a uno de los líderes de una red de narcotraficantes gracias a una fotografía enviada por WhatsApp en la que se podían apreciar sus huellas digitales.

La imagen en cuestión fue encontraba en el teléfono móvil de otra de las personas investigadas, y en ella se podía ver la mano de un hombre mostrando una tableta de éxtasis con la palma hacia arriba. Aunque únicamente solo parte de dos de los dedos resultaban visibles, eso fue suficiente para que las autoridades obtuvieran sus huellas y pudieran cotejarlas con las que ya tenían en su base de datos.

Pese a que en un principio no hubo ninguna coincidencia, esa pista sirvió para confirmar las sospechas de que se estaba vendiendo droga desde una casa en el pueblo de Kenfig Hill y cuando los agentes tuvieron por fin un sospechoso principal, pudieron contrastar sus huellas con las de la imagen para corroborar su identidad.

Gracias a esta técnica, el hombre -que responde al nombre de Elliott Morris- fue condenado a principios de mes a ocho años y medio por venta de extásis, que mostraba a sus potenciales clientes a través de la aplicación móvil.

"Se trata de una técnica antigua, no es nada nuevo. Esos tipos utilizan las nuevas tecnologías para evitar ser detenidos y nosotros necesitamos mantenernos al día con este tipo de avances. Ahora se ha abierto la veda y cada vez que aparece parte de una mano en una foto, los oficiales nos la envían para que la analicemos", ha explicado Dave Thomas, uno de los investigadores forenses de la unidad de apoyo científico que colaboraron en el caso.

Contenido patrocinado