Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

Iker Casillas desvela que uno de sus hijos quiere ser portero como él

El exfutbolista Iker Casillas ha concedido una entrevista muy sincera y espontánea al también exportero Santiago Cañizares, quien fuera su compañero en la selección española y con el que además comparte su condición de antiguo jugador del Real Madrid. Aunque, evidentemente, el deportista de Móstoles no ha querido pronunciarse sobre algunas de las novedades más delicadas de su vida personal, como su separación y posterior divorcio de Sara Carbonero, al menos Iker ha querido contar alguna que otra interesante anécdota ligada a sus dos retoños.

Martín y Lucas, fruto de su extinto matrimonio con la periodista, han heredado del astro del balón su conocida afición al deporte, pero solo uno de ellos ha mostrado, al menos de momento, signos de que podría seguir los pasos de su legendario padre protegiendo la portería de su futuro equipo. Este es Lucas, el benjamín de la casa y al que Sara se refiere cariñosamente como 'Terremoto Lucas' por su carácter activo y, quién sabe, quizá también por una rapidez de reflejos que habría recibido directamente de su progenitor, todo un fenómeno en ese aspecto concreto de la labor como guardameta.

"Lucas, el pequeño, que tiene cuatro años para cinco... Está ahora que si quiere guantes, que si quiere pantalones, que si quiere camisetas de portero... Y le veo que para, le veo cómo se tira, el gesto que tiene, cómo cae... Al final tú sabes si tu hijo para bien o no, al final nosotros no podemos engañarnos", ha comentado Iker en su interesante conversación con Cañizares, en la que también ha asegurado que nunca tratará de condicionar a sus niños en lo que a la actividad deportiva -o profesional- se refiere.

"No soy un padre que incite a sus hijos a jugar al fútbol. El mayor, por ejemplo, ha dicho que el fútbol no le llama tanto, que quiere ser atleta. Le gusta mucho correr, corre mucho y quiere ser atleta", ha explicado.

Contenido patrocinado