Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

Sara Carbonero estaba deseando volver a Madrid

Aunque los cinco años que ha compartido en Oporto con su marido Iker Casillas y los dos hijos que tiene la pareja, Martín y Lucas, le han resultado muy satisfactorios e inolvidables, hasta el punto de autodescribirse como una "enamorada" de la cultura lusa, lo cierto es que Sara Carbonero es una mujer que siempre trata de mirar hacia delante para sacar el máximo partido al tiempo presente. Y su día a día se desarrolla ahora, y una vez más, en la ciudad de Madrid, donde se instaló de vuelta con su familia el pasado verano y poco después de que el exportero del Real Madrid anunciara su retirada de los terrenos de juego.

A pesar de que ocasionalmente echa de menos las calles y rincones más especiales de la segunda ciudad portuguesa, la periodista está encantada de que la capital de España vuelva a ser su hogar, ya que está mucho más cerca de su familia toledana y de sus mejores amigas, como la también presentadora Isabel Jiménez. De hecho, esta semana las dos amigas han presentado en sociedad y muy sonrientes la nueva colección de 'Slow Life', la marca de ropa que fundaron hace ya un par de años.

"Mirar atrás no me gusta mucho, la verdad es que estoy muy ilusionada con esta nueva etapa", ha revelado a los informadores congregados en el evento, en su mayoría a través de las nuevas tecnologías, después de explicar que su mudanza fue fruto de una "decisión familiar" que ha satisfecho los deseos de todos. "Me apetecía volver. Bueno, nos apetecía porque al final ha sido una decisión familiar", ha señalado ante los reporteros.

La estrella televisiva ha calificado además su cambio de domicilio como creador de "oportunidades", tanto para ella como para el que también fuera guardameta del Oporto, quien nunca ha disimulado su intención de entrar de algún modo en el cuerpo técnico del Real Madrid para acabar dirigiendo algún día al primero equipo o a sus filiales. Su nueva estancia madrileña ha llevado a los dos enamorados a alquilar su imponente mansión de La Finca y, en su lugar, los cuatro residirán a partir de ahora en un amplio inmueble situado en pleno centro de la ciudad, muy cerca del Parque del Oeste.

Contenido patrocinado