Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

Los 'millennials' han viajado al extranjero tres veces más que sus abuelos antes de cumplir los 5 años

En comparación con hace unas décadas, viajar a un destino internacional es a día de hoy un juego de niños, no solo porque el coste de los billetes de avión esté al alcance de todos los bolsillos, sino porque reservar un vuelo o una estancia en un hotel se puede hacer desde la comodidad del sofá.

No es de extrañar, por tanto, la conclusión a la que ha llegado un reciente estudio realizado por la agencia de viajes eDreams: con solo 5 años, los 'millennials' -aquellos nacidos de los ochenta en adelante- triplican las posibilidades que tuvieron sus abuelos de viajar al extranjero con esa misma edad. Eso se concreta en el hecho que la generación del 'baby boom' (1946-1964) visitó un país extranjero por primera vez con una media de 19 años, mientras que en la actualidad uno de cada cinco niños ya han viajado a otro país antes de cumplir los 2.

Sin embargo, los hábitos viajeros del sector más joven de la sociedad presentan ciertas diferencias dependiendo de cada país. Por lo general, los europeos suelen traspasar las fronteras nacionales mucho antes que los estadounidenses, que no lo hacen, en su mayoría, hasta haber cumplido la mayoría de edad. En concreto, la citada encuesta revela que casi la mitad de niños suecos viajan internacionalmente antes de los 2, que los portugueses son los que lo hacen con mayor regularidad antes de los 5 y que los alemanes lo hacen a los 9.

Es oportuno constatar, además, que el contraste entre la Europa continental y Estados Unidos se debe principalmente al hecho de que la Unión Europea facilita el tránsito de unos países a otros. El estudio también afirma que la gran potencia americana ofrece una oferta tan grande de destinos dentro de su territorio que sus ciudadanos no sienten la necesidad de explorar el extranjero.

Por otro lado, los cambios en las costumbres de los viajantes no solo se explica con la reducción de los costes que han hecho más fácil los desplazamientos, sino también por las nuevas relaciones internacionales que han favorecido la fluctuación de personas entre países y el auge de ciertos destinos como reclamo en el mercado de los viajes.

Contenido patrocinado