Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

Singapur recluta una dotación de cisnes robot para controlar la calidad de sus aguas

El departamento de espacios públicos de la ciudad-estado de Singapur no ha dudado en recurrir a una serie de avanzados robots autónomos para analizar la calidad del agua presente en los estanques de la urbe y, de esta forma, asegurarse en todo momento de que la fauna acuática de sus parques vive en óptimas condiciones.

Pero al margen de lo innovador de estos artilugios, que pueden operar de forma automática o ser manejados por control remoto al tiempo que registran toda la información necesaria sobre la composición de las aguas -en busca de posibles elementos contaminantes-, otro de los aspectos más notables de los mismos reside en su fisionomía, ya que los ingenieros encargados de su diseño han optado por emular la anatomía de una de las criaturas más bellas que viven en estas lagunas: los cisnes.

"Primero consideramos muchas otras aves antes de decantarnos por el cisne. Creemos que tienen el tamaño perfecto para el entorno en el que deben trabajar, y se pueden integrar perfectamente en él junto al resto de animales que viven allí", ha explicado el principal responsable de la iniciativa, el profesor Mandar Chitre de la Universidad Nacional de Singapur.

Y es que como ha explicado el mismo experto, el hecho de que estos autómatas hayan adoptado la forma de uno de los residentes más majestuosos de estos estanques tiene un doble propósito: evitar, por un lado, que el resto de las aves se sientan amenazadas por su presencia y, por el otro, contar con unas dimensiones lo suficientemente grandes para resistir un eventual choque con las barcas y kayaks que suelen surcar estas aguas.

Contenido patrocinado