Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

Nadar a más de doscientos metros de altura será posible en Dubái

El nuevo rascacielos en construcción en Palm Jumeirah, la más pequeña de las tres islas artificiales con forma de palmera, conocido como The Palm Tower, contará con una impresionante piscina en el piso número 50 que será una de las más altas del mundo.

Con sus 775 metros cuadrados de superficie y 930.000 litros de capacidad, la impresionante piscina de efecto infinito rodeará todo el edificio y ofrecerá unas vistas impresionantes desde sus cuatro costados a los bañistas desde más de 213 metros de altura.

Por encima de ese remanso de paz solo se encontrarán un exclusivo restaurante y un mirador, por lo que la sensación de encontrarse más volando que flotando en este curioso recipiente acuático está casi garantizada.

Las primeras 18 plantas de la torre -conectada directamente con un centro comercial subterráneo- están reservadas ya para un hotel de lujo que contará con otras dos piscinas más para sus huéspedes, y en las superiores se construirán apartamentos y estudios.

Contenido patrocinado