Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

Llull vuelve y ya es decisivo

Sergio Llull está de vuelta. El base de Mahón regresó a las pistas en un partido tan importante como el que el Real Madrid jugó ayer ante el Panathinaikos. Y no lo hizo en los minutos de la basura ni muchísimo menos, pues Pablo Laso le incluyó en la rotación habitual del equipo, lo que le permitió jugar en prácticamente todos los cuartos.

El base comenzó dubitativo y nada acertado. En sus primeras acciones prefirió pasar el balón antes que penetrar o jugar un tiro forzado como antes. Sin embargo, poco a poco se fue reencontrando hasta que en el último cuarto logró anotar dos triples consecutivos, que ayudaron al Madrid a dispararse en el marcador, cogiendo una renta suficiente como para vencer al equipo griego.

Queda claro que a Llull aún le queda mucho para recuperar su nivel. Nadie pensaba que ya en su debut sería ese hombre que desatasca los partidos cuando estos se complican. Sin embargo, parece que también pocos intuirían tantos minutos para un jugador que acaba de salir de una lesión de más de ocho meses, y menos en un encuentro tan trascendental como el de anoche.

Recordemos que la eliminatoria de cuartos de final de la Euroliga llegaba a Madrid con un resultado de 1-1. Por lo tanto, los blancos habían conseguido recuperar el factor cancha en una de las pistas más difíciles de todo Europa, la de Atenas.

Con el triunfo de ayer, los merengues se quedan a solo una victoria de estar en la Final Four, siendo los máximos favoritos para conseguirlo. Pero tendrán que tener mucho cuidado si no quieren sufrir más de la cuenta, pues de perder el siguiente duelo en el WiZink Center, los de Pablo Laso tendrán que regresar al infierno de Atenas para jugar el quinto y definitivo partido que acabará por dictar sentencia. Algo que se quiere y debe evitar a toda costa.

Contenido patrocinado