Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

El sensor Soli abre una nueva era para Google

La decisión de Google de invertir cinco años en el diseño del radar en miniatura que incluirá su Pixel 4 ha dado sus frutos: Soli, como han bautizado al pequeño sensor situado en la esquina superior izquierda del terminal, permitirá manejar el teléfono sin usar las manos.

Esa nueva tecnología no solo facilita el desbloqueo del teléfono utilizando un método de reconocimiento facial, sino que también registra los pequeños movimientos que se producen en su entorno para traducirlos en acciones. En la práctica, eso implica que los usuarios podrán apagar una alarma, cambiar de canción en el reproductor de música o silenciar una llamada sin tocar en ningún momento la pantalla.

"Todas esas funciones son solo el principio, y al igual que los Pixels han ido mejorando con el paso del tiempo, el sensor de movimiento también evolucionará con ellos", han prometido desde la compañía.

La información recopilada por Soli en el teléfono no se compartirá con ninguno de los servicios de Google para evitar potenciales filtraciones y, al igual que ya sucedía en los Pixel 3, el 4 incluirá de nuevo el chip de seguridad Titan M para proteger los datos personales al convertir casi en tarea imposible, por ejemplo, el adivinar la contraseña de inicio al limitar los intentos disponibles, lo que complica considerablemente la tarea a posibles hackers.

Contenido patrocinado