Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

La sombra del espionaje vuelve a planear sobre Amazon

La multinacional Amazon ha vuelto a convertirse en la principal diana de aquellos que no están dispuestos a sacrificar su derecho a la intimidad y a la confidencialidad de las comunicaciones a fin de disfrutar de ciertas comodidades derivadas de los avances tecnológicos y, en este caso concreto, de las bondades del asistente por voz Alexa.

Y es que, como se desprende de un impactante informe publicado por Bloomberg, las mejoras que ha venido experimentando este dispositivo a la hora de procesar y responder con mayor precisión a las órdenes de sus dueños no sería únicamente fruto de la evolución de la inteligencia artificial, sino también de una especie de dinámica de 'espionaje' sistemático perpetrada por la firma de Jeff Bezos.

Además de las irregularidades que podrían desprenderse de estas prácticas como tales, el medio alerta de que los empleados que trabajan específicamente en el desarrollo de Alexa y los productos en los que viene integrada -los altavoces Echo, las tablets Fire y los aparatos de televisión digital Fire TV- han de escuchar unos 1.000 archivos de audio durante sus turnos en los que, además de encontrarse los comprensibles comandos de voz entre el humano y la máquina, también quedarían registradas conversaciones privadas e incluso "sonidos" vinculados a posibles delitos.

"Dos de los trabajadores confesaron haber escuchado en una ocasión lo que parecían sonidos ligados a una posible agresión sexual. Cuando ocurren ese tipo de cosas, es posible que los empleados lo comenten en el chat interno del departamento como forma de aliviar el estrés", reza el testimonio ofrecido por una fuente interna de Amazon al citado canal.

Contenido patrocinado