Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

Uber se lleva un nuevo varapalo por parte de la justicia británica

La compañía Uber ha vuelto a llevarse un claro revés en el contexto de la disputa legal que mantiene con varios sindicatos británicos después de que la Corte de Apelaciones del Reino Unido haya determinado, tras estudiar el recurso interpuesto por la firma, que los conductores que operan para la empresa deben ser considerados como empleados de pleno derecho y no como trabajadores autónomos.

La noticia ha sido recibida con satisfacción, como era previsible, por parte de aquellos que vienen denunciando desde hace años las condiciones de trabajo tan precarias que sufrirían los conductores de Uber y el sometimiento a unas estrictas reglas de trabajo que, por otro lado, no llevan aparejadas cobertura sanitaria alguna, vacaciones pagadas o cotizaciones al sistema público de pensiones.

"Estamos encantados de que la sentencia de hoy nos acerque un poco más a una situación de justicia, una que no permita a Uber seguir explotando a sus conductores a base de tácticas tan reprobables como la de los contratos engañosos, la de la manipulación psicológica o la del acoso agresivo de la vieja escuela", ha celebrado James Farrar, secretario general del sindicato United Private Hire Drivers, integrado en la coalición multisectorial IWGB.

Sin embargo, y en vista de que en relación con este asunto la compañía sí se ha salido con la suya en otros de los muchos países en que está instalada, no resulta sorprendente que un portavoz de Uber haya asegurado con rotundidad que agotará la vía de las reclamaciones llevando su caso al último escalafón del sistema judicial: el que representa el Tribunal Supremo.

Contenido patrocinado