Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

Instagram censura a un opositor ruso por acusar al gobierno de corrupción

La red social Instagram ha levantado ampollas entre la oposición política de Rusia y, al mismo tiempo, entre diversas organizaciones de derechos humanos por su decisión de censurar las publicaciones vertidas hace unos días por Alexei Navalny -un conocido empresario que ha terminado erigiéndose como principal azote del presidente Vladimir Putin- para criticar los supuestos casos de corrupción en los que habría incurrido el gobierno.

Pese a que la decisión tomada por Facebook -dueña de Instagram- viene a cumplir con la petición presentada ante la empresa por la comisión reguladora de las telecomunicaciones -en la práctica el censor oficial del estado ruso-, las muestras de disconformidad que le han llegado a la compañía, al ser interpretado este gesto como una vulneración flagrante del derecho a la libertad de expresión, le han llevado a emitir rápidamente un comunicado para justificar la medida.

"Cuando los gobiernos creen que ciertos contenidos en internet podrían estar violando las leyes de su país, es posible que se pongan en contacto con las empresas en cuestión para que restrinjan el acceso a tales contenidos. Nosotros revisamos esas solicitudes con mucho cuidado, siguiendo siempre las legislaciones nacionales, y cuando resulta apropiado, actuamos en consecuencia bloqueando la publicación en los países o territorios donde se aplica esa normativa", ha expresado un portavoz de Facebook.

Pese a que la citada plataforma apela al cumplimiento de la normativa para motivar el mencionado bloqueo y, al mismo tiempo, asegura que su política de "transparencia" le obliga de forma sistemática a rendir cuentas y explicar las razones del mismo, otro gigante tecnológico con gran presencia en el ámbito de las relaciones sociales en la esfera virtual, Google, se niega de momento a retirar los vídeos que el mismo opositor ha colgado en YouTube para darle mayor visibilidad a su denuncia, en la que se incluyen fragmentos grabados de la supuesta reunión irregular que un oligarca mantuvo con el viceprimer ministro ruso, Sergei Prikhodko, a bordo de un yate.

Contenido patrocinado