Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

Apple retrasará el lanzamiento de las próximas actualizaciones de su sistema operativo

Solo dos días después de que saliera a la luz que Apple había sufrido una grave filtración interna que, entre otras cosas, implicaba que ciertos hackers desalmados se hubieran hecho con valiosísimos datos sobre las medidas de seguridad presentes en el sistema operativo de sus teléfonos iPhone, la compañía de Cupertino no ha dudado en reaccionar a la amenaza retrasando el lanzamiento de nuevas actualizaciones al tiempo que rediseña aquellos aspectos del código interno hasta ahora en posesión de los piratas.

De esta forma, y como apuntan varios expertos al canal de noticias Bloomberg, la empresa dirigida por Tim Cook incurrirá en un fenómeno muy poco frecuente en su larga historia, el de verse obligada a saltarse aquellos estrictos plazos que suele marcarse a la hora de presentar sus nuevos productos y servicios. No obstante, la decisión parece estar más que justificada en esta ocasión, dados los muchos peligros que podrían derivarse del ataque sufrido esta semana.

"Este cambio en la política de Apple parece indicar que la prioridad ya no reside tanto en cumplir con los plazos, sino asegurarse de que los productos y el software que ofrece funcionan como es debido, sin errores. Sin embargo, no tiene que ser plato de gusto para nadie tener que renunciar a ciertos planes por culpa de un virus, algo que hasta ahora no le había ocurrido a Apple", ha asegurado uno de ellos al citado medio.

Como se desprende de un informe previo que el nuevo jefe de software de la compañía, Craig Federighi, habría enviado a todos los miembros de su departamento a raíz del ataque al sistema operativo de los iPhone y iPads, de momento se habría decidido no seguir adelante con algunas de las novedades que iba a presentar la próxima actualización, como el rediseño de la página de inicio y la de la aplicación de fotos. Por otro lado, las mejoras en la aplicación de salud y en las herramientas ligadas al control parental de los teléfonos parecen seguir su curso como hasta ahora.

Contenido patrocinado