Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

Un robot maquillador para luchar contra los cánones de belleza tradicionales

Dos estudiantes austríacas de diseño industrial, Johanna Pichlbauer y Maya Pindeus, podrían haber dado con la clave para revolucionar por completo la industria cosmética y, al mismo tiempo, dar un paso adelante a la hora de desterrar los estrictos cánones de belleza tradicional que, durante años, han venido limitando la creatividad y el ingenio de las mujeres.

Ese segundo objetivo es realmente el que se marcaron estas prometedoras jóvenes cuando comenzaron a desarrollar su proyecto más llamativo hasta la fecha, un robot concebido precisamente para aplicarles diariamente su maquillaje en función de criterios puramente racionales y, por tanto, alejados de normas no escritas y de los esquemas socialmente aceptables.

"Nos gustaría que los usuarios de este producto experimenten en primera persona lo que implica que un tercero se encargue de una labor que solemos considerar como algo muy personal. Al igual que hemos venido delegando muchas de nuestras actividades cotidianas en las máquinas, no está de más eliminar por un día nuestros miedos y prejuicios para dejar que sean otros, en este caso un artilugio inanimado, el que se ocupe de ello", ha explicado Maya a la revista InStyle.

Al margen de la efectividad con la que el autómata cumple su cometido, que por otro lado parece avalada por meses de investigación y duro trabajo por parte de sus responsables, su mera creación ya ha servido al menos para generar un interesante debate sobre la forma en que las mujeres, desde bien pequeñas, establecen sus gustos y preferencias en función de lo que dice la cultura imperante.

"Aprendemos siendo muy jóvenes cómo preparar nuestras caras para agradar a los demás, para resultarle atractivas a la sociedad. Si ahora le damos esa autoridad a los robots, sin duda perdemos algo de autonomía en nuestra toma de decisiones, pero es posible que también ganemos una parcela de libertad al no tener que preocuparnos tanto por ajustar nuestra apariencia a lo que se espera de nosotras", ha argumentado.

Contenido patrocinado