Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

Una universidad china pone coto a las faltas de asistencia gracias a los sistemas de reconocimiento facial

El tradicional método de llamar uno por uno a los alumnos de una clase para asegurarse de que todos y cada uno de ellos se encuentran presentes en el aula es cosa del pasado, o al menos lo es para una ingeniosa profesora universitaria de Pekín (China), quien ha decidido recurrir directamente a la tecnología de reconocimiento facial que tanta popularidad está cosechando últimamente para controlar los índices de asistencia en sus lecciones diarias.

"Este nuevo sistema nos ahorra mucho tiempo y además reduce la carga de trabajo de los profesores. Ya no es necesario, por tanto, llamar uno a uno a los alumnos para saber quiénes están en clase y quiénes faltan", ha explicado el profesor Shen Hao, quien imparte nada menos que seis cursos en la Universidad de la Comunicación ubicada en la capital china.

Es tal la efectividad mostrada por esta original y avanzada medida, que algunos de los muchos estudiantes que tiene a su cargo la profesora Hao, quienes deben dirigirse cada mañana a la cámara que está instalada en la entrada del aula para que el sistema registre su rostro, han reconocido que la iniciativa les ha disuadido por completo de intentar siquiera saltarse sus clases.

La mencionada universidad no es ni mucho menos el único espacio público de China que se ha visto de alguna forma beneficiado por esta tecnología de reconocimiento facial. De hecho, hace unos meses los encargados de la gestión diaria del sagrado Templo del Cielo -también en Pekín- instalaron una de estas cámaras en los cuartos de baño con el mero propósito de evaluar el comportamiento de sus usuarios en lo que al uso de papel higiénico se refiere, evitando así que la gente robe o emplee más del estrictamente necesario.

Contenido patrocinado