Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

Embr Wave: el primer termostato personal

Todos hemos experimentado alguna vez la soporífera sensación de estar en una habitación con una atmósfera demasiado calurosa, que nos impedía concentrarnos en nuestra tarea inmediata; o por el contrario, hemos sentido que nos helábamos de frío mientras el resto de personas a nuestro alrededor parecían estar perfectamente a gusto.

En este tipo de situaciones resulta muy difícil encontrar una solución, bien por temor a incomodar al resto de los presentes pidiendo que se suba el aire acondicionado o la calefacción o directamente por la imposibilidad de hacerlo.

Pues bien, un grupo de científicos del MIT -o Instituto de Tecnología de Massachusetts- ha encontrado ahora la solución a esta disyuntiva desarrollando un termostato personal y portátil que se coloca en la muñeca. La idea es que, al pulsar un botón, el aparato emite una descarga de calor o frío que, al localizarse en una de las zonas con más terminaciones nerviosas de nuestra anatomía, extiende la misma sensación al resto del cuerpo.

"Embr Wave se basa en la teoría de que calentar o enfriar un área concreta del cuerpo puede incrementar nuestra sensación de bienestar sin cambiar la temperatura corporal básica. Es el mismo principio según el cual, al llevar unos calcetines mojados, sentimos que nos estamos congelando, y por el que beber una taza de té caliente resulta tan agradable cuando tenemos frío. El cuerpo está programado para responder de esta manera porque las sensaciones térmicas activan las zonas del cerebro que controlan el placer y la termorregulación. Al contrario que otros artículos para enfriar o entrar en calor, la sensación que produce Emir Wave es inmediata, precisa y eficiente", aseguran sus creadores desde la página de Kickstarter que han creado para financiar su invento.

Contenido patrocinado