Por favor active JavaScript para poder aprovechar la funcionalidad completa de GMX.

Carmen Lomana asegura que no ha recurrido (por ahora) a la cirugía estética

Carmen Lomana asegura que no ha recurrido (por ahora) a la cirugía estética

Cada vez que Carmen Lomana concede una entrevista, aporta una nueva joya a la biblia de la cultura popular española gracias a su capacidad para hablar sobre cualquier tema sin pelos en la lengua y mezclando su exquisita educación con toques muy castizos. En esta ocasión, la empresaria de 68 años ha afirmado que pese a poder presumir de una tez envidiable para su edad, nunca ha recurrido al cirujano plástico para retener su belleza, aunque está dispuesta a hacerlo en cuanto sea necesario.

"La cirugía estética me parece estupenda si la necesitas. Yo hasta ahora no me he hecho nada, pero en cuanto se me caiga la cara como a un bulldog ahí que me meto", ha relatado con gracia en el programa de la cadena vasca ETB2, 'La otra cara de los famosos', de una forma muy ingeniosa y jugando con el hecho de que ciertos retoques estéticos -como el bótox y las infiltraciones- no son lo mismo que pasar por quirófano.

Eso sí, posteriormente Carmen no ha tenido más remedio que reconocer, tras rendirse ante la evidencia, que "únicamente" se ha retocado los párpados.

La antigua presentadora de 'Las joyas de la corona' siempre entra al trapo cuando se le plantean cuestiones delicadas en su condición de miembro de la alta sociedad, lo que en esta última aparición televisiva le ha llevado a arremeter contra quienes confunden la buena educación con el machismo.

"Las mujeres son tontas. Están perdiendo lo mejor de ser una mujer, que es la cortesía del hombre hacia ella. La feminidad no hay que perderla nunca. [Que el hombre invite a la mujer en la primera cita] No es machismo ni no machismo, es una cuestión de formas", ha confesado.

Uno los mayores pasatiempos de la exconcursante de 'Supervivientes' es relacionarse tanto con sus admiradores como con sus detractores vía Twitter, contestando a todos por igual y entablando en más de una ocasión amistades curiosas, como cuando quedó a tomar unas cañas por el madrileño barrio de Malasaña con el exdirigente de Podemos Juan Carlos Monedero tras una acalorada discusión en la plataforma de 140 caracteres. La socialité ha asegurado que muchas de sus comentarios más polémicos están muy estudiados, y que sabe cuando alguno de sus tuits va a tener una gran repercusión.

"Me va la marcha, no tienes más que seguirme en Twitter. A veces soy absolutamente consciente de que lo que escribo la va a armar. Cuando me empiezan a insultar, me crezco. Y, además, contesto de forma muy ordinaria", se ha sincerado en la conversación.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración de su navegador en nuestra Política de Cookies.